SHAMBU por Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakur

El Ganges es el rio más sagrado; Krsna es el mayor Dios; el Srimad Bhagavatam es el más elevado Purana; y Shambhu es la corona y gloria del mundo vaisnava. Algunas veces él aparece de Viddhi, el creador; algunas veces de Visnu, el protector; y al final del ciclo el aparece de Shankarshana como el universal fuego del cataclismo. Como parte no separada de Krsna él está arriba de Maya, la energía ilusoria de Krsna; y como parte separada de Krsna él lleva a cabo la tarea de jiva. Como parte no separada de Krsna él vive eternamente en Shiva Loka en Vaikuntha como el asistente del Supremo Sri Bhagavan conocido como Sada Shiva. Como una parte separada de Krsna él vive en Kailash y en Kashi, conocido como Shiva el destructor, considerado un jiva que desaparece en el momento del cataclismo universal. Él dijo a Durvasa, cuando este iva a ser afectado por el Sudarshana del Señor Krsna que este universo, bien como todos los otros, en su debido curso saldrían de Sri Visnu y se disolverían en él.

Brahma dijo: “Yo, Bhaba, Daksha, Bhrigu, el señor de los elementos y de todo, y todos sobre la tierra y bajo el océano, cumplimos sus órdenes.  Una única mirada de él puede aniquilar el tiempo y el espacio y reducir este vasto universo a nada. El mundo está bajo su energía ilusória y como el jiva está en oscuridad, sigue tentando obtener placeres o liberación de las miserias de este mundo. El Señor Shambhu les da esas cosas, no como recompensa, pero como punición. Son males disfrazados.

EL SRIMAD BHAGAVATAM

En la historia de Prochetas del Srimad Bhagavatam vimos que aquel que se acerca de Shambhu con espíritu de sumisión e humildad obtiene devoción pura por Krsna, la cual es la más grande conquista de la humanidad. La vida de Ravana, Kalayavana, Vana, Paundraka, Vrika, Carauncha, Andhraka y otros ambiciosos adoradores nos enseña que la vida de los materialistas destituidos de devoción por Visnu solo pueden complacer su propia ambición y no les concede amor.

El Srimad Bhagavata y otros Puranas satvicos ilustran la naturaleza devocional de Shiva. En el Padma Pura el propio Shiva declara que él enseña doctrinas erróneas de ilusión para la destrucción del mundo. Aquellos que aceptan la doctrina de Shankhara, y no lo ven a él como un no vaisnava o anti vaisnava, nunca van a ganar su favor. Él comete un crimen en contra de Shiva y nunca gana su favor.

EL PLACER DEL SEÑOR MAHESHA

El Señor Mahesha obtiene más placer en la adoración del Señor Visnu que en su propia adoración. Él es loco de amor por Hari y está siempre absorto en el canto de sus nombres. Sus cinco bocas están siempre ocupadas en cantar las glorias del Supremo Señor. El se asocia solamente con aquellos que son devotos a Krsna; ellos son sus únicos amigos y muy queridos a su corazón. Él dice a los Prachetas que aquel que se rinde completamente a los sagrados pies de Vasudeva es su devoto favorito. Sri Rudra dice: “Los devotos que se dedican a la contemplación de la gloria dulce y transcendental del Señor son los verdaderos sábios.”

Aprendemos del Srimad Bhagavatam que el conocimiento empírico, la adquisición de virtudes, opulencia, belleza física, juventud, elevan lo bueno y alejan lo malo. Pero esa vanidad hace que uno no pueda recibir el bien verdadero.  Puesto que Daksha estaba concentrado en los placeres de la carne y en los disfrutes mundanos no pudo  apreciar al Señor Shiva y lo insultó. Los hombres de lo tipo de Daksha solamente envidian a los superiores. Ellos no tienen méritos y están ocupados en actividades satanicas.

OFENSA QUE NO ES OFENSA

En una ocasión el Señor Shiva no mostró respecto a Daksha y por eso fue maldecido por él. Shiva ha hecho eso sólo para enseñar a los devotos que se deben prostrar solamente a Vasudeva. Shiva no solamente presta sus respectos a Vasudeva como también medita en Él constantemente. Daksha siguió insultando al Señor Shiva pero aun así, el hecho de pronunciar su nombre lo ha purificado.

El Señor Brahma aprecia la meditación del Señor Shiva de prestar respecto al Señor. Yudhisthira pedió al más sábio y más grande devoto, Bhisma, que le hablase de la grandeza de Shambhu, y él le dijo que Shambhu era tan grande que solamente Krsna y nadie más le conoce a él completamente.

El Señor Shiva es tan querido que cuando a uno le gusta un amigo le llamamos de Hariharatma. Él limpia incesantemente su cabeza con el agua del Ganges que fluye de su cabeza, la cual toca los pies de Visnu y puede ser satisfecho con la ofrenda de objetos que fueran previamente ofrecidos a Hari.