El cazador del Shiva Purana

EL CAZADOR

Cierta vez un cazador se sentó en la rama de un árbol con el objetivo de acertar a un ciervo.  Cuando miró su flecha, sin percibir él dejo caer un poco de agua y algunas hojas de bilva en un Shiva Lingan que estaba abajo del árbol. Antes que la flecha fuese lanzada el ciervo le dijo al cazador que se volvería su alimento, pero que antes le gustaría irse a la casa para dejar sus hijos con alguien que les cuidara.

Mientras el cazador esperaba su presa regresar, apareció otro ciervo y lo mismo ocurrió. Cuando el cazador fue a lanzar la flecha, dejo caer unas hojas de bilva y un poco de agua en el Shiva Lingam. Lo mismo pasó por una tercera vez, mientras el cazador esperaba por el segundo ciervo que regresara.

LOS CIERVOS

Al final de la noche, los tres ciervos y sus hijos se acercaran al cazador, como habían prometido. El cazador estaba muy feliz por verlos, pero cuando agarró su flecha por la cuarta vez y dejó caer nuevamente hojas y agua en el Shiva Lingam ocurrió un cambio en su mente. Él se sintió muy avergonzado y pensó: ‘si un ciervo puede someter su voluntad para complacer mi apetito, ¿Por qué no puedo yo encontrar benevolencia?’

Si la compasión empezó a surgir en el corazón del cazador. Pero ¿Por qué ocurrió ese cambio en su personalidad?

La respuesta es simple.  Era una noche de Shiva Ratri, la celebración del matrimonio de Shiva y Parvati y sin saber el cazador había llevado a cabo los rituales apropiados para esa fecha.

Aunque su adoración fue hecha inconscientemente, el cazador logro los beneficios de tal adoración y después de haber libertado los ciervos pudo tener el darshan del Señor Shiva.

SHIVA SE COMPLACE CON SUS DEVOTOS

Complacido con su nuevo devoto, Shiva le dio al cazador el nombre de Gua. Shiva también le bendigo con abundancia material y liberación. Además, Shiva le concedió la amistad del Señor Ramacandra para las próximas vidas. Esa historia nos enseña como la gracia del Señor Shiva es especial, no importa las intenciones del alma, jiva.